Los Kuoros y las Korai: Ideales de Belleza

Posted by Theseus Etiquetas: , , , , , , ,

En la actualidad la belleza física es un elemento constantemente presente en el imaginario de las personas. En los medios masivos de comunicación como la televisión, películas y revistas observamos ciertos patrones estilísticos occidentales considerados como modelos a seguir. Esto provoca que la sociedad busque asimilarse a estos ideales, generalmente por motivos de aceptación. Por lo tanto, este mundo globalizado por incesante publicidad, se encuentra inmerso en un mar de ideas en donde la originalidad se pierde ante las imposiciones de "perfección". Como siempre, esta situación no surge instantaneamente, sino que es producto de un pensamiento anterior, de una necesidad y mentalidad que por increible que parezca proviene de la antigüedad.
En la Hélade (Grecia Antigua) era muy frecuente expresar estos sentimientos por medio de las representaciones artísticas. Legados de un pasado remoto son las magníficas construcciones que hoy día seguimos apreciendo en sus dichosos territorios; esculturas finamente talladas por grandes artesanos y vasijas que guardan testimonios de una cultura superior. Estos ejemplares contienen diseños de hermosos personajes de la mitología y personas en sus actividades cotidianas. Un caso particular en donde se refleja esta intención de manifestar la simetría divina es con las famosas esculturas conocidas por el nombre de Kuoros y Korai.
A partir del 776 a.C. comienzan a verse primitivas estatuas de atletas desnudos, hombres jóvenes avanzando con la pierna izquierda y los brazos pegados al cuerpo, de gran tamaño con su cabellera cayendo hasta el pecho, un aplastamiento del rostro y la incisión del arco epigástrico. Estas estatuas son llamadas Kuroi (Kuoros en plural) o también denomindas Apolos. Las personas retratadas en estas esculturas son destinadas a aquellos victoriosos de las Olimpiadas. En un principio fueron realizadas en madera y representaban el ideal de hombre y divinidad. Esto significa que querían captar la dignidad bajo una forma humana, llevando a cabo la perfección y eternizando la plenitud de su fuerza y belleza. Posteriormente dotaron a estas creaciones con ciertas cualidades como la apertura de los ojos, con formas almendradas o elípticas, párpados grandes, boca entreabierta y los labios en un ángulo que parece mostrar una leve sonrisa conocida con el nombre de "Sonrisa Arcaica". Del mismo modo, la posición del cabello fue cambiando con el tiempo. Primeramente, los Kuoros más antiguos llevaban sus bucles al costado del rostro. A partir del siglo VI a.C. se recogió detrás de la nuca y finalmente se insertó en una cinta, quedando largas trenzas que formaban una corona.
Por otro lado encontramos la Kore (Korai en plural) que es la contraparte femenina, en donde la diferencia recae en el uso de vestimenta. El nombre de Kore significa "virgen o doncella" y las piezas muestran distintos vestidos y peinados. En algunas figuras portan el peplo dórico (túnica griega) que les da un movimiento cilíndrico, otras llevan una túnica interior de lana transparente que es sostenida con una mano, mientras que con la otra cargan una flor, un fruto o una paloma. Sin duda los escultores se esmeraron en estilizar los pliegues de los vestidos y rasgos faciales al máximo. El color de la piel era de un rosáceo apagado, los cabellos rubios o castaños claros, las diademas doradas y los mantos con adornos bordados de diversos colores. Generalmente estas obras de arte estaban atribuidas a la diosa Atenea por su virginidad. La manera en que las mujeres ganaban su reconocimiento era con un ritual prehelénico llamado Arreforia. El mismo consistía en la procesión de dos doncellas en tiempos de fiesta a recintos sagrados, cargando sobre sus cabezas unas cestas con objetos desconocidos por ellas que eran entregados por las sacerdotisas de Atenea. Al momento de dejar estos elementos, recogían otros ya dejados y eran retornados a la Acrópolis. Una vez terminado, otras dos mujeres ocupaban sus lugares haciendose una cadena.
Los modelos escultóricos de la Hélade fueron tomados por los romanos, continuando la labor artística de la estilización humana. Debido al inmenso imperio constituido por los césares, se transmitieron los cánones alrededor del mundo que perduraron en el tiempo, razón por la cual encontramos en nuestro presente un supuesto ideal de belleza.

IMÁGENES: La imagen izquierda es el Kuoros de Tenea, 575 - 550 a.C., proveniente de Corintia y se encuentra en el Glyptothek en Munich, Alemania.

La imagen derecha es la Kore de Peplo, 530 - 520 a.C. y se expone en el Museo de la Acrópolis de Atenas.

BIBLIOGRAFÍA

Bandinelli R. Bianchi y E. Pariberi, El arte de la antigüedad clásica: Grecia, Ed. Akal, Madrid, 1998.

Barral Xavier y I. Altet, Historia universal del arte. La antigüedad clásica, 5° ed., Barcelona, 1991, II Vols.
Becatti Giovanni, Las grandes épocas del arte. La época clásica, Ed. Edaf, Madrid, 1965.

Chamoux Francois, Escultura de la antigua Grecia, Ed. Hermes, México-Buenos Aires, 1968.

Pijoan José, Summa Artis. Historia general del arte. El arte griego, 7° ed., Madrid, 1978, VIII vols.

3 comentarios:

  1. Kndy Baux

    Que interesante tema. Me encanta la manera en que escribes y me encantó el nuevo diseño del blog. Sólo una recomendación: podrias hacer la letra un poco mas grande,sabes que leer en computadora cuesta trabajo y con letra pequeña aun más. Te felicito por tu blog, espero veas pronto el mío que ya estaré empenzando a actualizar. Saludos, besos *_*

  1. miguel perez bautista

    valla mierda es esto

  1. miguel perez bautista

    esto es una puta mierda chavaless

Publicar un comentario